Pero… ¿cuál es la diferencia entre arquitectura y arquitectura de interiores?

ImprimirHola!

Tras mucho sin dedicar tiempo a escribir por aquí, he vuelto.

He vuelto con muchas ganas, muchas cosas que compartir y mucho que contar..

Llevo mucho tiempo escuchando dos preguntas que me hacen siempre que decía que estaba estudiando (sí,estaba… ¡ya he terminado la carrera!):

“¿Pero qué diferencia hay entre arquitectura y arquitectura de interiores?”

Bien, hoy es el día en que creo que tengo la respuesta. Hasta ahora,supongo que como muchos jóvenes, durante esta carrera/grado he llegado a pensar si merece la pena tirarse 4 años de mi vida estudiando cosas que no sé muy bien para que sirven o si las llegaré a utilizar en algún momento. Ahora, tras terminarla, me estoy contestando..

La arquitectura, como bien dice nuestro gran amiga la “Wikipedia”, es el arte y técnica de diseñar,proyectar y construir edificios y espacios públicos. Hasta esa definición llegamos todos. Pero fijaos en que únicamente se dedica a crear espacios exteriores. Quien se encarga de crear el interior de un edificio,tienda… son los interioristas.

Como la propia palabra lo dice, interiorista o especialista en el interior. Está claro que el arquitecto si es capaz de hacer un edifico, también lo es para completarlo en su espacio interior según las necesidades que se requiera, pero tienen un inconveniente: la escala.

Esa palabra es la que nos diferencia a los arquitectos de los interioristas. Los interioristas tenemos en cuenta el tamaño humano, el cómo reacciona una persona en una sala pequeña o en una grande, en una habitación roja o en una blanca, en un salón con ventanas grandes o en una salida sin apenas luz natural. Tenemos en cuenta el confort que se necesita en cada estancia,  cada local comercial, incluso en los garajes (sí, hacemos garajes tan sensitivos como el de Teresa Sapey del Hotel Silken Puerta de América).

Garaje Teresa Sapey

La otra pregunta es:

“¿Entonces tú te dedicas a elegir cortinas?”

Esta es la que más gracia me hace. Y no, no es ironía. Realmente me río porque sí, lo hacemos. No es nada malo ni raro. ¿O acaso los cirujanos no eligen el tipo de hilo que van a utilizar para coser una herida? Por eso, no se les dice que llevan 6 años estudiando para elegir hilo y coser. -Aunque no es el mejor ejemplo del mundo, se entiende que eso es una minimísima cosa de las miles que hacen, ¿no?-.

Nos tiramos 4 años estudiando y aprendiendo a elegir cortinas, el color de la pared, la calidez de la luz que más conviene en la sala de estudio o en la cocina (que por cierto, no, no es la misma)… Pero también nos enseñan a entender las necesidades de una persona y adaptarlas al espacio que hay de la mejor manera posible. Nos enseñan a transmitir nuestras ideas para llegar a la “idea escondida” del cliente.  Esa idea no sólo es imaginación, pintar o colorear. Se trata de cómo llevarlo a cabo con materiales que den el menor problema posible, cómo cuidarlos y tratarlos e incluso muchas veces, como utilizarlos de la manera más correcta y longeva posible. ¡Ah! No se me olvida lo importante, todo ello se mantiene dentro del presupuesto “inamovible” (que si se consigue por un presupuesto inferior… olé).

Después de todo esto, espero poder responder a todas las dudas que hay entre estas dos profesiones, la verdad que hace 4 años me hubiera venido genial una respuesta tan clara.

 

82BD8EA6-80B2-46B2-9CFF-E99020340FDA

PD:Arquitectura y Arquitectura de Interiores no deben separarse, sino complementarse entre sí. Porque no hay exterior sin interior y viceversa.

 

SRDP.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*