My kitchen, my rules

    Me encanta cocinar, y después de varios meses de quemarme (tiré todas las manoplas en la mudanza porque estaban realmente asquerosas, rotas y manchadas), me acordé de ir a comprar una. Oh sorpresa!, la única que quedaba en el negocio venía con frase. “MI COCINA, MIS REGLAS”