‘Tips’ para tener tu casa impecable los 365 días del año

El orden y la limpieza han sido siempre dos temas que siempre me han “quitado el sueño”, ¿les pasa?

©Pixabay

©Pixabay

Me cuesta mucho relajarme o cumplir con otras actividades si a mi alrededor la armonía no abunda. Con dos hijos y no tanta ayuda como desearía (nunca es suficiente), no queda otra alternativa que tener un buen plan. Es por eso que quiero compartirles mis seis tips para una casa siempre perfecta. Nunca está todo dicho y menos cuando de poner orden se trata, así que espero me escriban y ¡compartan sus trucos!

IMG_20171128_152056_727-300x300

-Hacer un listado de tareas que deben realizarse diaria, semanal y mensualmente. De nada serviría que publique aquí los míos, porque cada hogar es muy diferente, y las necesidades de limpieza van a variar según las actividades que se realizan en la casa, sus habitantes, si hay mascotas, etc. Por ejemplo, mi casa se limpia profundamente 2 días a la semana y el resto hago tareas pequeñas de mantenimiento y orden que ya son parte de mi rutina (hacer las camas, aspirar, guardar cosas).

©Pixabay

©Pixabay

-Para una cocina impecable, lavo, seco y guardo la vajilla y utensilios siempre después de comer. Da mucha pereza, sobre todo de noche, pero amanecer con platos sucios es mucho peor.

-Destinar un lugar físico y espacio de guardado para las actividades principales que se hacen en casa. Por ejemplo, para los juegos de mesa elegí un gran mueble antiguo que tengo en mi salón, porque allí es donde más se usan. De este modo es más fácil que se respete el espacio y vuelvan a su lugar. Esto no significa que un día que han invitado amigos y hace calor, no puedan llevar juegos fuera, pero será una excepción.

©Pixabay

©Pixabay

No ensuciar, o no dejar que ensucien, o que lo hagan lo menos posible. Si pudiéramos logar que todos nos quitemos el calzado para entrar a la casa… ¡el mudo sería nuestro! Y sino también lo es, pero limpiaremos un poco más seguido. Es importante que siempre tengamos limpios los espacios exteriores para que al entrar y salir no arrastren suciedad.

No irse a dormir dejando desorden. Como mencioné en el punto dos, prohibido dejar platos sucios para el día siguiente. Además, hago una recorrida de los ambientes antes de ir a la cama, acomodo sillones y almohadones o cojines, levanto juguetes, etc.

Pedir ayuda, no me refiero solamente a la ayuda que contratamos, sino a los otros miembros de la familia, porque la casa es de todos, la disfrutamos todos y a todos nos gusta estar en un sitio ordenado. A veces no permitimos que otros colaboren porque dudamos de su capacidad o preferimos hacerlo nosotras más rápido, pero vale la pena pedir a los chicos que hagan sus camas si es domingo y tienen tiempo, además de sentirnos más acompañadas, ellos aprenden y se sienten muy capaces. Ni hablar de la satisfacción de que nuestro compañero de aventuras dé una repasada al baño, la conciliación no ha llegado a tal punto por aquí, ¡pero al que le quepa el traje que se lo ponga!

©Pixabay

©Pixabay

Espero ayudarles en esta ardua tarea de querer tener todo perfecto, y mientras lo intentamos, podemos relajar y disfrutar del proceso.

Besos, y muy  buena semana de la mujer.

Laura.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*