Empieza el año con un buen baño

Photo by Jared Rice on Unsplash

Photo by Jared Rice on Unsplash

Elegante, chic, suntuoso, sexy, para darse un baño que nos deje como nuevos. tourmedia.es

Elegante, chic, suntuoso, sexy, para darse un baño que nos deje como nuevos. tourmedia.es

Después de estas fiestas, venimos con la energía renovada y mil propósitos de Año Nuevo en nuestra lista para regresar a nuestras tareas.

Bueno, al menos, debería ser así, pero la mayoría de nosotros acabamos cansados. Los excesos, tan divinos cuando se cometen, nos empiezan a pasar factura y la idea de levantarnos temprano y darnos un baño rápido para salir a trabajar se nos hace cuesta arriba.

Es el momento de ir a un spa… Obviamente, pocos de nosotros lo podemos hacer de forma literal, marchándonos a un hotel de lujo en un maravilloso paraje, donde un ejército de manos mágicas nos darán todos los cuidados que necesitamos para remodelarnos.

Como no va a ser así, es hora de convertir nuestro baño ‘corrientito’ en una maravilla al servicio de nuestro cuerpo. Cuando pensamos en un spa, se nos viene a la mente amplios espacios con bañeras gigantes, toallas mullidas, el blanco, el gris pálido y los tonos empolvados y relajantes. Superficies brillantes, espejos por todas partes y productos exclusivos creados para hacernos más bellas o por lo menos más descansadas.

Este baño es realmente pequeño, pero nadie lo diría: el lavamanos estrecho y el frente de la bañera transparente hacen liviana su presencia, el mármol blanco con vetas gris claro contribuye a esa sensación etérea y lo más increíble es la luz azul que enmarca el techo y hace parecer que la bañera está flotando. ¿Quién dijo que en un espacio pequeño no se puede tener un spa? casaydiseno.com

Este baño es realmente pequeño, pero nadie lo diría: el lavamanos estrecho y el frente de la bañera transparente hacen liviana su presencia, el mármol blanco con vetas gris claro contribuye a esa sensación etérea y lo más increíble es la luz azul que enmarca el techo y hace parecer que la bañera está flotando. ¿Quién dijo que en un espacio pequeño no se puede tener un spa? casaydiseno.com

Empecemos por el principio. A menos que pensemos acometer una reforma en toda regla, empezando el baño desde cero, tenemos que adecuarnos a lo que disponemos.

Por regla general, el tamaño nunca es lo suficientemente grande para fantasías romanas. Últimamente somos muchos los que cambiamos las bañeras por prácticas duchas, mover el lavamanos o el váter es impensable tomando en consideración lo costoso y en algunos casos inviable que resultaría.

Por lo tanto, limitémonos en esta oportunidad a una remodelación superficial, manteniendo lo inamovible que, como su propio nombre indica, no se puede mover.

Hoy tenemos a nuestra disposición pinturas especiales para cubrir azulejos que en su día fueron el último grito de la moda. Cambiar las viejas cortinas por mamparas de cristal transparente es una de las formas más fáciles de actualizar un baño. Los espejos son otro must. Cubrir la pared del lavamanos con un espejo sin perfiles hasta el techo es buena idea, pero también encontramos preciosos espejos redondos de gran tamaño.

Las luces deben ser intensas, pero las lámparas discretas, de líneas simples y jugando con los acabados de la grifería. Las toallas mullidas son imprescindibles. Olvídate de los encajes, cenefas y demás adornos. Cuanto más simples, mejor. Un buen toallero que te permita mantenerlas aireadas las tendrá siempre listas para usar, los que incorporan estantes son excelentes para mantener en orden las que no están en uso, organizándolas por tamaño.

Simple y efectivo, el contraste de los detalles en madera oscura potencia la sensación de elegancia intemporal. trendhmdcr.com

Simple y efectivo, el contraste de los detalles en madera oscura potencia la sensación de elegancia intemporal. trendhmdcr.com

 

Si queremos dar ese toque chic y puro del spa, podemos rellenar los envases de los productos para el pelo con colores que combinen con nuestro baño. Los hay transparentes, de diversos colores, metálicos, en madera o con piedra con jaboneras y porta cepillos a juego.

Una planta bien cuidada es parte de la puesta en escena. Pero lo más importante es mantener el baño ordenado, con pocos elementos a la vista. La sensación de armonía, limpieza y relax forman parte de la experiencia. Y esto tan sólo se consiguen si el baño es eficiente.

Almacenar con orden pasa por escoger los muebles adecuados. La parte de abajo del lavabo es ideal si tiene cajones con divisiones para tener en su sitio todas las cosas pequeñas. Una columna de estantes, preferiblemente cerrados con puertas, ocupa poco espacio, pero nos da lugar para todo lo demás.

Ahora solo queda llenar los cajones con nuestras cremas favoritas y colocar una buena esponja en la ducha junto con ese jabón de aroma sublime y ¡feliz spa en casa!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*