Saca tu lado más salvaje en la decoración de tu casa

En mi safari encontré esta preciosa cebra y no me resistí a llevarmela a casa. Todo es perfecto. La lámpara, el cuadro, la pared y el mueble, una joya. archzine.fr

En mi safari, encontré esta preciosa cebra y no me resistí a llevármela a casa. Todo es perfecto. La lámpara, el cuadro, la pared y el mueble, unas joyas. archzine.fr

Todos tenemos un lado salvaje. Algunos lo disimulamos bajo capas de buena educación y modales exquisitos, ocasionalmente lo sacamos a pasear añadiendo unos zapatos o un foulard de animal print; otros lo manifestamos en explosivas reacciones a lo que nos incomoda, que realmente nos hacen parecer uno de los grandes felinos de la selva.

El resto, la minoría, creo que no tienen lado salvaje. Más bien son una especie en extinción. Una lástima porque el mundo está muy necesitado de esa gente ecuánime, que no se altera ni se desmelena para seguir siendo un buen planeta para vivir.

Todo es tradicional y elegante pero el grafismo de los cojines de cebra (falsa, falsa) eleva este salón a la categoría de arte. decoraciondelacasa.com

Todo es tradicional y elegante pero el grafismo de los cojines de cebra (falsa, falsa) eleva este salón a la categoría de arte. decoraciondelacasa.com

Pero yo soy de las que se desmelena, alborota y disfruta la vida a todo volumen… Y mi casa refleja sutilmente ese lado salvaje. Pero siempre con discreción y sofisticación.  Nada del ambiente recargado de los 80, con animal print masivo. Se trata de dar sutiles toques con piezas escogidas: una manta, la pantalla de una lámpara, un pequeño sofá o una banqueta, unos cojines…

Estoy enamorada de una vajilla de Ralph Lauren Home, que está muy lejos de mi presupuesto para caprichos, pero si la tuviera, la usaría muy poco. Es cierto que puede sustituirse por unos platos de postre con un diseño similar que, mezclándolos con los platos de mi vajilla blanca, le darían a mi mesa el glamouroso toque salvaje que buscamos.

También he visto candelabros, centros de mesa, cajas y pequeños detalles que exhiben, con orgullo, versiones más o menos logradas de pieles de leopardo, tigre, cebra… etc. En general, no me gustan, prefiero estos diseños en los textiles.

 

De todos los animal print, mi favorito es la piel de cebra.  El blanco y el negro es una combinación ganadora, no cansa, se integra a muchos ambientes y donde la pongamos se verá moderna y de actualidad. Así que… vámonos de safari a una buena tienda de decoración y regresemos con unos trofeos para nuestra casa.

Sólo necesitamos unos cojines, todo lo demás es lo de siempre. realsimple.com

Sólo necesitamos unos cojines, todo lo demás es lo de siempre. realsimple.com

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*