Un toque artístico para nuestra casa

Cuando queremos dar el toque final a la decoración de cualquier ambiente recurrimos a detalles que marcan la diferencia, buscamos adornos, cuadros e incluso alfombras y nos sentimos orgullosos de nuestro toque artístico, porque sí, llamamos arte a todo eso que no es utilitario. En cierta forma lo es; el arte es cualquier manifestación que busque mover nuestros sentidos, el arte transmite emociones, no es útil en el sentido estricto de la palabra porque su utilidad no está asociada al utilitarismo sino a la estética y a la emoción.

que destaca sobre la pared blanca. apartment43.com

Preciosa fotografía gigante de un caballo

Hoy somos flexibles, cambiantes, pero queremos que nuestra casa nos identifique. Y aunque la idea del ‘color del año‘ nos seduce, si no nos convence ese color, decidiremos crear nuestro propio ‘color del año’.

Al igual que ocurre en la moda, andamos a la caza de tendencias y sucumbimos a piezas imposibles. Por regla general tenemos más tino (y menos presupuesto), por lo que somos más selectivos y fríos. Al fin y al cabo si una blusa no nos convence, una vez que llegamos a casa, simplemente queda relegada al fondo del armario. Sin embargo, un sofá es un poco más engorroso de olvidar en una esquina, por no olvidarnos tampoco del agujero que nos hace en el bolsillo.

Por eso, nuestro gusto y sentido artístico lo reflejamos en objetos pequeños. Y hemos aprendido que no tenemos que exhibir todo junto, es más práctico rotar, crear pequeños bodegones compuestos de pocos objetos y de tanto en tanto, cambiarlos por otros. Y guardar todo lo que no vamos a mostrar.

Claro que a todos nos gustaría tener un cuadro o una escultura de un artista famoso o ser los descubridores de la nueva vanguardia y la democratización del arte nos lo pone cada vez más cerca. Las ferias como Arco nos muestran los nuevos valores y definen las influencias que nos moverán a comprar las revistas de decoración y diseño, promueven la obra de talentos emergentes y muestran casas donde el ARTE, así con mayúscula, es el protagonista.

Las paredes son, por lo general, el lugar para el que buscamos con más entusiasmo, ya que un cuadro tiene mucho protagonismo y define un área a menudo sin mucho gasto. Hoy es muy común sustituir obras pictóricas por fotografías. Me encantan las que están un poco desenfocadas y son en blanco y negro, pero se encuentran hermosos ejemplos a todo color, no soy muy amiga de las fotografías de moda o de actrices y actores, aunque son una opción bastante popular.

La conocidísima silla Barcelona es la verdadera obra de arte en esta esquina. domino.com

La conocidísima silla Barcelona es la verdadera obra de arte en esta esquina. domino.com

También a los pies se ponen obras de arte, esta magnífica alfombra es un buen ejemplo de ello. landryandarcari.com

También a los pies se ponen obras de arte, esta magnífica alfombra es un buen ejemplo de ello. landryandarcari.com

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*