Pequeños muebles, grandes ideas

 

Photo by Alexandra Gorn on Unsplash

Photo by Alexandra Gorn on Unsplash

Los grandes muebles definen las estancias. No hay comedor sin mesa ni salón sin sofá, por más que cada vez hay más muebles y habitaciones polivalentes y con múltiples funciones. Sin embargo, son los pequeños muebles los que añaden el toque personal al espacio.

Desde siempre se han hecho muebles de tamaños reducidos, pero en algunas épocas como la victoriana o los Luises se crearon increíbles modelos con funciones tan específicas como mesitas costurero,  secreters con cajones escondidos, muebles para guardar las cuberterías de plata, los muebles de oficio también entran en este grupo, todos hemos visto muebles de imprenta o los que pertenecieron a una mercería, llenos de cajones de diferentes tamaños. Hoy volvemos a tenerlos como detalles interesantes en nuestras casas aunque ya no para el uso que fueron creados.

Llegamos al fin del verano y muchos de nosotros incluimos en nuestros planes vacacionales visitas a ferias y mercadillos y sin duda hemos traído algún mueblecito o algún adorno para nuestra casa.  Cuando lo compramos, nos hicimos una idea de dónde lo colocaríamos, pero quizá al llegar vemos que en otro sitio nos va mejor. Ahora toca decidir dónde situarlo y muy probablemente, antes de eso hacerle algún arreglo o incluso transformarlo completamente.

Uno de los muebles que más a menudo encontramos en mercadillos son las mesitas de noche, su estado comúnmente es deplorable, pero están hechas con maravillosas maderas o tienen graciosas formas. Un poco de cola, pintura, y mucha paciencia, y terminamos con una obra de arte en nuestro dormitorio.

Pequeñas alacenas que se encontraban en la cocina hoy se trasladan al salón  o al baño para seguir ayudando a mantener el orden. Los muebles llamados “de oficio“, es decir todos esos que se crearon para funciones asociadas a una profesión o un tipo de tienda específicos como una tipografía, tienda de hilos y lanas; para una costurera o como archivador en una oficina, cada día son más difíciles de encontrar porque ya hace tiempo que descubrimos su encanto y practicidad.

Photo by Timothy Rhyne on Unsplash

Photo by Timothy Rhyne on Unsplash

Yo encontré una maravillosa butaquita descalzadora, demasiado pequeña y femenina para usarla cómodamente en un salón. Ahora está en la habitación de mi nieta de 3 años, en lila y rosa es el trono de una princesa y sus muñecas. A veces, al combinar dos muebles o parte de ellos conseguimos uno nuevo como en la mesa bar hecha con un cajón y la base de una máquina de coser.

Otro de los hallazgos más comunes son los marcos de madera. Como nos encanta cambiar las cosas, muy probablemente si pertenecían a un espejo acaben estando en un cuadro o agrupados vacíos formando una moderna composición, y si eran de un cuadro sin valor o gracia, seguro que terminan como espejos en el baño.

Mueble de oficio, sus cajones nos sirven hoy para guardar toda clase de objetos pequeños y así tener ordenada nuestra casa. rejuvenation.com

Mueble de oficio, sus cajones nos sirven hoy para guardar toda clase de objetos pequeños y así tener ordenada nuestra casa. rejuvenation.com

Las vacaciones nos llenan de recuerdos gratos y divertidos, en lugar de traerte a casa una camiseta que dice “recuerdo de cualquier parte” o un adorno que meteremos en un cajón cuando se nos pase el entusiasmo, la próxima vez tráete un mueble de mercadillo y lo mejor es que no hay que esperar al próximo verano para salir a la caza de tesoros.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*