La decoración más veraniega para tu casa

Photo by Kaboompics.com from Pexels

Photo by Kaboompics.com from Pexels

 

Precioso salón con vista al mar, los tonos claros potencian la luz y la sensación de frescor. El ambiente es casual y relajado pero ser perder elegancia. cozycoastallivingroom.com

Precioso salón con vista al mar, los tonos claros potencian la luz y la sensación de frescor. El ambiente es casual y relajado pero ser perder elegancia. cozycoastallivingroom.com

El mes más cálido del año en nuestras latitudes, el verano de verdad, medio país se va de vacaciones buscando relajarse y desconectarse, bueno hay unos cuantos a los que desconectarse (literalmente) les cuesta un poco. Al mismo tiempo media Europa nos visita para disfrutar de nuestras playas y excelente clima. Nos convertimos todos en cosmopolitas  y aventureros; nuestro lado nómada y algo de vagancia, mejor llamémoslo ‘dolce far niente’ dirigen nuestra vida veraniega. El protagonista absoluto es el calor, tan divino en la playa como agobiante en la casa.

Para los que tenemos un pisito de vacaciones o nos vamos a la casa del pueblo o para los que nos quedamos en casa trabajando, vamos a buscar algunas ideas para que nuestra casa diga verano, pero con algunos trucos que la mantengan fresca sin necesidad de recurrir al aire acondicionado.

Primero los trucos que nos ayudarán a potenciar la sensación de frescor; lo principal es mantener las ventanas cerradas para que no entre el calor y tener la casa en penumbra durante las horas más calientes, para eso tenemos las persianas, las contraventanas (casi no se colocan en las construcciones nuevas, lo que es una lástima) y las cortinas con forro. Como la temperatura baja, aunque sea un poco, durante las noches, ese es el momento para ventilar las habitaciones y permitir que ese frescor entre en  la casa, eso nos permitirá dormir mejor y afrontar con ánimo las aventuras del día siguiente. Utilizar los electrodomésticos que generan calor, como lavadoras, secadoras y lavavajillas en las noches y con las ventanas abiertas, así mismo evitar tener encendidas muchas luces y ordenadores, estamos de vacaciones, los ordenadores no debieran de ser parte de nuestra diversión.

Viste tu casa de verano. Los tejidos frescos ayudan a mantenernos frescos, es obvio que no vamos a retapizar los sofás, pero podemos hacer unas fundas de lino o de algodón en blanco o cualquier color claro que nos guste o atrevámonos con estampados tropicales o de rayas, la idea es que den sensación de ligereza y que al tacto sean suaves y no nos hagan sudar, que sean fáciles de lavar y que cambien la cara a nuestra decoración; elimina las alfombras o cámbialas por esterillas. En el comedor, prescinde de mantel, deja que la madera de la mesa luzca pero protégela con unos mantelitos individuales de fibras naturales tejidas en colores alegres en combinación con la vajilla y con las flores.

En el dormitorio guarda los cojines, mantén la cama despejada, usa sábanas de algodón, yo adoro las sábanas blancas todo el año pero en verano son imprescindibles, ten un par de juegos para cada cama, unas sábanas limpias son más agradables y frescas, ¡vaya! otra vez esa palabra mágica, creo que ya llevo como 20 en este post, pero es que eso es justo lo que buscamos, protegernos del calor dentro de nuestras casas.

Unas fundas blancas en los sofás aligeran el ambiente del salón, los tonos azules en los accesorios traen el verano dentro de casa. cozycoastallivingroomdecoratingideas.com

Unas fundas blancas en los sofás aligeran el ambiente del salón, los tonos azules en los accesorios traen el verano dentro de casa. cozycoastallivingroomdecoratingideas.com

Un dormitorio rústico, simple y que invita a doormir la siesta en las horas más calientes del día. welovehomeblog.com

Un dormitorio rústico, simple y que invita a doormir la siesta en las horas más calientes del día. welovehomeblog.com

Y en toda la casa añade detalles que nos recuerden que estamos de vacaciones, flores silvestres, alguna planta grande, cambiemos los adornos de siempre por objetos con humor y aires playeros o bucólicos. Hasta la cocina y el baño necesitan integrarse a las vacaciones; despeja las superficies de la cocina y deja solo una cesta de frutas, tendrás que reponerla constantemente porque no es solo un adorno, comer frutas es otra forma de refrescar el cuerpo y hazte con unas macetas de diferentes hierbas como menta, albahaca y perejil además de su utilidad como condimentos aportan el toque verde y natural;  en el baño pon unos jabones con aroma a cítricos o lavanda, ese pequeño truco aligera el ambiente.

Una limonada helada mitiga el calor. followtheyellowbrickhome.com

Una limonada helada mitiga el calor. followtheyellowbrickhome.com

Y por encima de todo, disfruta, que llevamos un buen tiempo esperando al buen tiempo y, por fin, aquí está.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*