Aprendiendo a ‘reciclar’ nuestros muebles

Pixabay

Pixabay

Esta es una entrada muy especial. Me hace mucha ilusión porque además de que me apasiona el tema, quiero hablar del entusiasmo y esfuerzo de un grupo de alumnos excepcional. El Ayuntamiento de Pereiro, en Ourense, nos facilitó tener un pequeño curso de restauración y pintura decorativa que resultó ser un éxito, además de una experiencia muy gratificante para mí.

 

Los "artistas". No hay nada cómo disfrutar aprendiendo y creando

Los “artistas”. No hay nada cómo disfrutar aprendiendo y creando

 

Cada uno de mis “chicos” trajo un mueble o un objeto (algunos varios muebles) para renovar. Primero limpiamos a fondo cada uno para saber realmente que teníamos entre manos, poder evaluar su estado y decidir las soluciones. Después aprendimos las técnicas para eliminar todos los acabados que se encontraban en mal estado o muy viejos, usando todos los medios posibles: lijas (manuales y eléctricas), decapantes químicos, pistola de calor y, sobre todo, paciencia, de esa que no venden en la ferretería. Llegamos así a la parte divertida: decidir cómo lo vamos a dejar. Experimentamos sin miedo con el color y, en algunos casos, descubrimos debajo de una capa de años de polvo una maravillosa madera que pedía a gritos ser tratada con el cariño y la suavidad de una tenue capa de cera. Debo decir que todos fueron muy aplicados y sus trabajos merecen premio.

 

Gracias a Ana, Bea, Belén, Berny, Berta, Emila, Jorge, Lilí, Nuria y Rosa  por tan buenos momentos, a Carmela por su ayuda e ideas para la clase y a Tania, de la bilbioteca, que siempre estuvo pendiente de nosotros. La decoración y el diseño interior deja de ser un trabajo cuando lo hacemos por pasión y para casas de gente especial.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*