Rojo pasión para el solsticio de verano

Un rojo caldero en la pared de un comedor sencillo, con suaves tonos neutros en los tapizados y en la madera de la mesa hace destacar las piezas africanas y las convierten en protagonistas. deringhall.com

Un rojo caldero en la pared de un comedor sencillo, con suaves tonos neutros en los tapizados y en la madera de la mesa hace destacar las piezas africanas y las convierten en protagonistas. deringhall.com

El 21 de este mes llega el solsticio de verano. ¡Sí! Aunque no lo creas, después de tanto invierno llega el verano, es oficial. Tradicionalmente pensamos en  San Juan que es el 24, pero el día preciso es el 20 o el 21 de junio y este año es el jueves 21 a las 10 de la noche.

No importa si preferimos el día de San Juan o el astronómico, vamos a celebrarlo como se merece. Somos celtas (más o menos) y tenemos hermosas tradiciones que celebran la alegría del Sol en nuestras vidas. Lo primero que se asocia a esas celebraciones es el fuego de las hogueras que se encienden en toda España a lo largo de la noche, así como la gastronomía que nos brinda las mejores recetas de cada región para disfrutar con todos los sentidos. Y el fuego es luz y color, pero no cualquier color. Es rojo. Por lo tanto, con la disculpa del solsticio vamos a dar un toque de color rojo a nuestro verano.

Un color de impacto, no apto para tímidos, que asusta a la mayoría. El rojo es el color del riesgo, del peligro, pero también de la pasión y la alegría. Es un color que muestra personalidad y decisión. Sus miles de matices permiten que encontremos uno que se adapte a nuestro gusto y a nuestra decoración para dar ese toque aventurero a un rincón de nuestro hogar. Una pared de color vino destaca y hace destacar a los muebles que la acompañan.

Algunos muebles se ven preciosos en los tonos más profundos de ese color. Los efectos decapados y gastados añaden interés visual y suavizan el impacto del color. El acabado laca china es, quizás, el más impactante de todos los acabados que se le pueden dar a un mueble. Una mesa o una cómoda modernizan el comedor más austero y la comida sabe mejor servida en una vajilla roja. Un sofá rojo es sexy y si sus líneas son clásicas es opulento. Un simple ramo de nuestras flores favoritas multiplica por mil el toque natural. Bueno, si no somos fanáticas cualquier toque nos parecerá demasiado, pero no puedo evitarlo, es mi color fetiche.

Os animo a usarlo en pequeñas dosis, traerá alegría.

Al poner la mesa, no importa si es para una celebración o para el día a día, no te olvides del toque rojo, estimula el apetito. designthusiasm.com

Al poner la mesa, no importa si es para una celebración o para el día a día, no te olvides del toque rojo, estimula el apetito. designthusiasm.com

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*