Muebles pintados, una tradición muy ‘vintage’

Siempre ha habido muebles policromados. La cultura egipcia nos legó hermosos muebles muy bien conservados gracias al clima seco de la región, que se encontraron en las tumbas descubiertas a principios del siglo XX. Los muebles de las clases modestas se dejaban de madera natural o se cubrían con una capa de pintura blanca, pero  los muebles  de los ricos se decoraban con dibujos geométricos en colores puros sobre todo blanco, verde, rojo y amarillo y se adornaban con dibujos de plantas y animales, esfinges, esclavos y guerreros.

Armrio bajo mongolés de 1850, policromado en laca roja y dorada. Fotografía museumfurniture.com

Armrio bajo mongolés de 1850, policromado en laca roja y dorada. Fotografía museumfurniture.com

De los griegos y romanos no quedaron vestigios de sus muebles de madera, sin embargo, de estos últimos se sabe, gracias a descripciones de la época, que eran ricamente policromados con motivos vegetales y animales.

Silla egipcia con patas imitando garras de león pintadas en azul. Fotografía restamueble.galeon.com

Silla egipcia con patas imitando garras de león pintadas en azul. Fotografía restamueble.galeon.com

En Europa los muebles hasta el Románico eran de pesadas maderas con decoraciones en forma de tallas y torneados, muy toscos, ya que aún no se tenían las herramientas que permitieran trabajar con mayor precisión.

En el Gótico se fueron refinando pero su ornamentación seguía siendo de tallas y bajorrelieves. Sin embargo, por esa época se desarrolló en España la cultura mudéjar y con ella los muebles empezaron a ser influenciados por los árabes que introdujeron  la taracea y las tallas pintadas, que añadían gracilidad a unos muebles por lo demás pesados y grandes.

Silla Reina Ana, con decoración lacada y pintada en estilo chinesco. Fotografía es.scribd.com

Silla Reina Ana, con decoración lacada y pintada en estilo chinesco. Fotografía es.scribd.com

Con el Renacimiento Italiano empieza el verdadero florecer de la policromía en los muebles. En Florencia y Bolonia, durante el siglo XVI destaca la producción de arcas estucadas, pintadas y doradas. Más tarde, en Roma, los descubrimientos de relieves en mármol durante excavaciones motivó que abundaran las decoraciones pintadas que imitaban esos acabados, llegando a su máxima expresión en Venecia, donde sus muebles están desbordados de arabescos que enmarcan bellas escenas pintadas en colores pasteles y vivos.

En toda Europa en esa época, a menudo las copias que hacían las clases menos favorecidas de los muebles cortesanos sustituían las tallas, incrustaciones y bronces por logradas policromías, siendo los muebles provenzales una buena muestra de este trabajo.

Credenza veneciana siglo XVII. Fotografía decorationaccess.blogspot.com

Credenza veneciana siglo XVII. Fotografía decorationaccess.blogspot.com

Gabinete veneciano del siglo XVIII. Maravilloso ejemplo de la perfección alcanzada por los venecianos en la policromia de muebles. Fotografía museumfurniture.com

Gabinete veneciano del siglo XVIII. Maravilloso ejemplo de la perfección alcanzada por los venecianos en la policromia de muebles. Fotografía museumfurniture.com

En Oriente el trabajo de laca en muebles y objetos llego a la perfección y hoy en día son muy cotizados, tanto los originales, a precios exorbitantes como merecen las obras de arte que son, como las reproducciones de mayor o menor calidad.

Un mueble colorido y original da vida a cualquier rincón de nuestra casa. En el recibidor da la bienvenida y anticipa nuestro estilo original; en un dormitorio nos pone la nota de color si nuestro ambiente es neutro y si usamos un mueble heredado al que hicimos una pequeña reforma con pintura y nuevos tiradores nos da también ese toque nostálgico y familiar; en el salón se convierte en el tema de conversación. Cuanto más neutra y moderna es nuestra casa, más se beneficia de esos toques inesperados. No hace falta tener un mueble antiguo, aunque todos lo quisiéramos; una anodina cómoda que ya no queremos ver se convierte en la pieza estrella y pareciera que los libros son más atrayentes si la estantería tiene un color que adoramos pero no nos atrevemos a usar en decoración.

La forma más fácil de renovar un mueble es con una mano de pintura, si bien no está tan de ‘moda’ como en otros tiempos sigue siendo un recurso excelente para dar una nueva vida a una cómoda o a una mesa que ya teníamos lista para tirar o regalar. Este fin de semana dedícate a revolver en los desvanes de tu familia y encuentra ese tesoro escondido.

Una vieja alacena cobra vida al pintarla con un profundo verde esmeralda y después lijarla en las molduras para darle un acabado envejecido. Fotografía stylishpatina.com

Una vieja alacena cobra vida al pintarla con un profundo verde esmeralda y después lijarla en las molduras para darle un acabado envejecido. Fotografía stylishpatina.com

Al remplazar parte de las puertas por cristal y pintar de blaco el exterior actualizamos a la vez que hacemos más ligero este hermoso armario. Fotogrfía homedecorativefurnituree.com

Al remplazar parte de las puertas por cristal y pintar de blaco el exterior actualizamos a la vez que hacemos más ligero este hermoso armario. Fotogrfía homedecorativefurnituree.com

Mesilla lateral estilo chino pintada en negro mate. Fotografía orientalfurnishings.com

Mesilla lateral estilo chino pintada en negro mate. Fotografíaorientalfurnishings.com

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*