Tengo espacio para un vestidor

Integrado en la habitación pero separado por puertas de cristal con amplio espacio de almacenaje y espacio suficiente para vestirse con comodidad. Fotografía nattex.com

Integrado en la habitación pero separado por puertas de cristal con amplio espacio de almacenaje y espacio suficiente para vestirse con comodidad. Fotografía nattex.com

Cuando reformamos un piso o una casa de las que tienen 40 o 50 años, nos enfrentamos a una gran cantidad de pequeñas habitaciones y la tendencia es eliminarlas todas y reorganizar el espacio para adecuarlo a nuestras necesidades. De dos habitaciones minúsculas hacemos una amplia; eliminamos tabiques para crear un área social que incluya cocina, comedor y salón. Ampliamos también los baños haciéndolos más funcionales. Y muchas veces, en esta vorágine de transformación y evolución, no pensamos en la posibilidad de usar una de esas pequeñas habitaciones originales como un vestidor, que puede estar integrado en la habitación principal, creando una suite, o dejarlo independiente, preferiblemente con acceso desde el baño. El estilo es tan personal como el del resto de la casa, la imaginación es el límite, pero nunca debemos olvidar que tiene una función específica, guardar y mantener organizada nuestra ropa y calzado. Si nuestro espacio lo permite podemos poner una isla en el medio, muy en tendencia, como las que se usan en las cocinas, para tener un espacio lleno de cajones donde acomodar accesorios, ropa íntima y pequeñas piezas de ropa, dejando el espacio de las paredes para tener colgado todo lo demás. Particularmente prefiero tener despejado el centro de la habitación, quizá con un sillón, y distribuir a lo largo de las paredes zonas de colgar, zonas con estantes y zonas con cajones. Un espejo de cuerpo entero, bien sea en la puerta de un armario o en una pared, es imprescindible. Todos los frentes de espejo quizá sea demasiado, aunque las divas de Hollywood no vivan sin ellos.

A la hora de diseñar el interior de los armarios es necesario considerar cuales son nuestras necesidades: ¿va a ser compartido por los miembros de la pareja? En ese caso, hay que distribuir el espacio de forma que ambos tengan suficiente sitio; ¿Cómo nos gusta ordenar nuestra ropa? ¿Colgada o doblada?; ¿Tenemos muchos zapatos? El sueño de muchas de nosotras requiere de espacio pensado para guardarlos en baldas con una ligera inclinación; ¿tenemos un bolso para cada ocasión?, aprovechemos las esquinas para colocarlos en estantes; ¿somos coleccionistas compulsivos de accesorios?, necesitamos cajones de diferentes profundidades para guardarlo todo en orden.

 

Actualmente los armarios no son solo unas baldas y unas barras, existen montones de accesorios para personalizarlos. Además de la opción de poner puertas o dejarlo abierto, y el acabado de estas y de los estantes, tenemos también opciones como: barras abatibles que permiten acceder con comodidad a la ropa colgada en alto; divisiones para los cajones con diferentes tamaños para ordenar corbatas, medias, calcetines, pulseras, etc; colgadores para pantalones que se extraen como un cajón; luces incorporadas que se encienden al abrir las puertas; estantes especiales para aprovechar las esquinas; frente de los cajones transparente para ver su contenido, y si a esto le añadimos cajas y cestas de diferentes materiales y tamaños para guardar con estilo la ropa o accesorios que se usan poco y queremos mantener protegidos, la utilidad y comodidad de uso de los armarios se multiplica al infinito.

 

El glamour de este vestidor reside en la combinación de blanco con los espejos que permiten atisbar en el resto de la habitación. Fotografía glamshelf.com

El glamour de este vestidor reside en la combinación de blanco con los espejos que permiten atisbar en el resto de la habitación. Fotografía glamshelf.com

Como hemos visto no es difícil crear un vestidor que se adecue al espacio del que dispongamos. Sacrificar una habitación pequeña que realmente no tiene uso práctico o reservar un área de nuestro dormitorio se verá recompensado por la gran utilidad que representa tener un vestidor, y el orden que nos procura nos ayudará a disfrutar mucho más de nuestro hogar.

¿Quién dijo que tiene que ser sobrio? Los colores de la ropa se ven reforzados por la encantadora banqueta redonda en color calabaza. Fotografía freshome.com

¿Quién dijo que tiene que ser sobrio? Los colores de la ropa se ven reforzados por la encantadora banqueta redonda en color calabaza. Fotografía freshome.com

La lámpara y el color azul de la isla nos hacen olvidar que estamos es un espacio esencialmente práctico para hablarnos de estilo. Fotografía madefromscratch.co.nz

La lámpara y el color azul de la isla nos hacen olvidar que estamos es un espacio esencialmente práctico para hablarnos de estilo. Fotografía madefromscratch.co.nz

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*