Cómo aprovechar, al máximo, el espacio de tu piso

No cabe duda de que uno de los momentos más importantes de nuestra vida es aquél en el que, por primera vez, te vas a vivir solo.  Y es innegable que, nada más pones un pie en tu nuevo hogar, una maravillosa sensación de libertad e independencia te invade.

Sin embargo, a su vez, debes hacer frente a una realidad: tienes una minúscula vivienda, llena de muebles sin gracia, donde no eres capaz de encontrar espacio para guardar nada.

El amarillo transforma el gris en algo espectacular.

El amarillo transforma el gris en algo espectacular.

Sofá-cama en un piso tipo estudio

Sofá-cama en un piso tipo estudio

Aunque en un principio es normal desesperarse, creedme que todos estos problemas tienen una solución. Sólo hay que organizarse y planificarse. 

Lo primero que hay que hacer es ponerse en contacto con el dueño del inmueble para que deje sólo lo imprescindible. Es decir: todas esas mesitas, sillas, estanterías, sofás… Que tú odias, pero que ha dejado ahí por si acaso los querías.

Tampoco caigas en la tentación de aceptar todos los muebles que tu familia quiera darte para que estés más cómodo (y ellos más tranquilos). Haz una lista de lo que necesitas y busca los que tengas por seguro que van a cumplir una función en concreto. Por ejemplo: una mesa donde comer todos los días; otra pequeña que sirva de centro de reunión en el que servir unas tapas cuando invites a tus amigos o un escritorio si estudias o trabajas desde casa.

Si tu piso es un estudio de un solo ambiente, lo más práctico es disponer de un sofá cama que durante el día sea el centro de tu salón, pero que en cuanto caiga la noche, te sirva de dormitorio. Los hay de precios muy diversos y disponibles en muchas tiendas. Como lo vas a usar todos los días, lo ideal es que inviertas tu dinero en uno de la mayor calidad posible (recuerda que vas a dormir en él y tampoco quieres acabar dolorido).

En el caso de que tu espacio te lo permita, puedes disponer de una cama, separándola del resto de la habitación con una estantería que, además, te dará espacio extra para guardar tus pertenencias y, de paso, esconde, un poco, tu espacio íntimo.

Librería que separa la cama del resto de la estancia

Librería que separa la cama del resto de la estancia.

Cama que cerrada se transforma en mesa de escritorio

Cama que cerrada se transforma en mesa de escritorio

En lugar de una mesa de centro, usa un baúl que puedas usar como sitio de almacenaje.

Olvídate también del comedor tradicional: son estancias en las que se cena/come sólo en ocasiones especiales y tú dispones de apenas unos metros cuadrados para vivir, así que sácales la máxima rentabilidad posible. Una mesa extensible por escritorio y otra lateral en el salón, con una lámpara y unas cuantas sillas que completan el ambiente.

Antes de mudarte, decide cuáles son tus colores favoritosjuega con ellos en tus ambientes. Una buena opción es decantarse por colores claros para las paredes y los muebles, puesto que amplían visualmente el espacio, reservando los tonos más oscuros y dramáticos para los detalles que vayas incorporando.

estudio

No compres adornos por el mero hecho de rellenar huecos vacíos, ni le robes a tus padres esa colección de muñecos que te encanta. Con el paso del tiempo, te darás cuenta de que hay ciertas piezas que te representan y tienes que ser siempre fiel a tu estilo.

Trata de tener una librería adosada a la pared, ya que no tienes por qué colocar sólo libros en ella, sino también alguna caja de mimbre, de madera u otro material que combine con tu decoración. De esta manera, mantendrás en orden todas las pequeñas cosas que acumulamos en una casa, incluso, si lo prefieres, puedes guardar vasos y copas.

En estos casos, la cocina suele ser muy pequeña, por lo que es fundamental que esté limpia y organizada. Que no te agobie el espacio: procura no almacenar un sinfín de ollas, platos y demás menaje del que, al cabo de un tiempo, ni siquiera harás uso. Lo indispensable (y un poquito más) es siempre lo mejor.

Una cómoda con muchos cajones es una buena inversión, al igual que un armario empotrado en el que hagamos una buena distribución (no necesita ser muy amplio para acomodar nuestro guardarropa).

Un baño pequeño pero muy bien organizado

Un baño pequeño, pero muy bien organizado.

 

Una cocina completa en un espacio realmente pequeño

Una cocina completa en un espacio realmente pequeño.

Hermoso ejemplo de un piso tipo esudio

Hermoso ejemplo de un piso tipo estudio.

La encimera es la mesa

La encimera es la mesa.

 ¡Que ambiente!

¡Qué ambiente!

 Distribución abierta

Distribución abierta.

Piso tipo estudio

Piso tipo estudio.

Mueble auxiliar y cocina

Mueble auxiliar y cocina.

Salón y dormitorio

Salón y dormitorio.

Elegante y cómodo

Elegante y cómodo.

Y recuerda: lo importante no es el tamaño, sino la manera en que tú lo distribuyas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*