Con gusto mediterráneo

Buenas tardes amig@s de Hola,

La decoración con inspiración mediterránea ha sido siempre un sinónimo de renovación, de apertura, de vivencia y de amplitud, allí donde ha sido utilizada, precisamente, por sus tonos azules y blancos, así como los muebles que le pueden acompañar: decapados en blanco roto para interior, por ejemplo.

Para las paredes, podemos utilizar el estucado esponja, perfecto para este tipo de ambiente, un azul con aguas, por ejemplo, consiguiendo así, que sea una de las señas de identidad de nuestra casa.

Normalmente se aplica en el salón que da paso al exterior, con entradas de luz natural importantes, mezcla de colores en blanco y azul por toda la estancia y si además, lo que queremos es conseguir un estilo con regusto a rústico, en algunas de las paredes, debemos utilizar un color base en blanco roto por ejemplo, a juego con los muebles decapados y añadir una cenefa estarcida, en algunas de las paredes adyacentes, rompiendo así un poco el estilo, dando paso a una estancia con una decoración que no pasará de moda y que hará que parezca de mayor dimensión.

Los textiles, lógicamente, deben ser una continuación de los elementos descritos hasta ahora, en lo que a texturas y colores se refiere: jugar con los tonos en azul, blanco, beige, marrón e incluso sobresalir con un punto de color amarillo, por ejemplo, dará un efecto espacioso, bonito y nada cargado. Para los tejidos, yo me inclinaría por algodón 100% para los cojines y chenilla o poliéster para los complementos, como las mantas.

Gracias y hasta el próximo post :)

Sandra Adrubau

Estancia con sabor mediterráneo

Estancia con sabor mediterráneo

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*