Un hogar que llega al alma

Buenos días queridas lector@s de Hola.

Hoy, más que aconsejar sobre decoración, quiero dedicar el post a todo aquello que transmite nuestro hogar: sensaciones y emociones, para nosotros y para aquellos que nos visitan. En definitiva, aquello que no se ve pero sí está en el aire.

A veces no reparamos suficientemente en aquello que no se ve, pero que sin duda existe y en cada hogar es diferente, pues de ello depende de la persona o personas que lo habitan.

Nuestro hogar es, nuestro refugio del mundo, nuestra parcela íntima, en la que cada rincón y cada estancia nos hace sentir seguros y debemos hacer sentir bien a quien invitamos a entrar. Debe ser una prolongación de nuestra personalidad, de nuestra alma, de nuestra vida y de nuestra actitud frente a ella.

Debe transmitir paz, orden, equilibrio, ilusión, proyectos, alegría, magia, confort, protección y vida. Todo ello regado con nuestra imaginación, sentido e ilusión: en definitiva, aquello que nos hace esbozar una sonrisa al llegar a casa.

Como un territorio sin fronteras, donde la sensación más importante es el alma de sus habitantes, siendo al final, un hogar que llega al alma.

Feliz seman@ y hasta el próximo post :)

 

Un hogar con alma.

Un hogar con alma.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*