Reciclar el mobiliario de bebé y crear una habitación multitusos

Como os conté en el post anterior, tengo unos mellizos, un nene y una nena que han llenado mi vida de mil cosas buenas. Lo que también se ha llenado es mi trastero. Mis niños se van haciendo mayores y tengo mobiliario doble que dejo de usar, como moises, cunas, cambiadores, y un largo etcétera.

Un día pensé que, ya que mis amigas no estaban por la labor de dar pronto unos primitos a mis niños, podría reciclar algo. Empecé a buscar por Internet y encontré una gran idea: convertir las cunas en sofás. Es muy fácil, ya que sólo hay que quitar una de las barreras. Usé los colchones de las cunas de viaje, ya que los de las cunas de casa eran demasiado duros. Como yo no sé coser, opté por comprar tela y pegarla con velcro. En cualquier mercería se encuentran sin problema.

DSCF1063

Para completar el look, usé un trozo de tela del sofá para hacer un cuadro. Así se daba más unidad al espacio. Yo opté por estos diseños porque eran los que mejor pegaban con la pared azul que tenía el fondo del sofá.

La habitación la completé colgando unos cubos blancos en la pared. Los compré en Leroy Merlín, por unos 20 euros, pero hay similares en un montón de tiendas. Le da un aire muy chulo. También coloqué al fondo un sillón, que me regalaron al comprar el sofá del salón (ya os lo enseñaré en próximos post).

DSCF1067

Esta habitación la usamos para un montón de cosas. Los niños la usan para jugar, mi marido para tocar la guitarra (ya os enseñaré algo de lo que canta porque está muy bien) e incluso planchamos allí. La verdad es que estoy muy contenta con el resultado.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*