‘Viste’ tu casa con telas

Pixabay

Pixabay

Vestir una casa, nunca tan adecuado como cuando hablamos de textiles en el hogar.

©Gancedo. Rosas inglesas en delicados tonos azules, puro romance.

©Gancedo. Rosas inglesas en delicados tonos azules, puro romance.

Las telas no son sólo para cortinas, también forran los sofás y sillas, cubren nuestras camas, nos envuelven al salir del baño, están presentes en la cocina y en el comedor, añaden personalidad y confort a nuestro hogar.

En el salón marcan la diferencia entre un ambiente anodino y soso y un ambiente personal, que invita a entrar en él. Lo primero que nos viene a la mente son las cortinas. Y es que aunque hoy en día mucha gente prescinde de ellas en favor de las persianas, es indudable que unas cortinas largas hasta el suelo, combinando una tela ligera de visillo con una que tenga más cuerpo enmarcan la vista más fea y la transforman en un cuadro primoroso, además de contribuir a tener un ambiente más cálido en invierno y más fresco en verano.

Sin embargo, el uso de las telas no se queda aquí, puesto que tapizan los sofás y las sillas, forran cojines. Ponen el punto de color en los ambientes y tienen la ventaja de que son fácilmente sustituibles, por lo que con poco dinero podemos cambiar completamente la decoración de cualquier habitación. El tipo de tejido que elijamos depende del uso que le vayamos a dar, en qué habitación lo colocaremos y si estará sometida a mucho desgaste.

Tela tribal africana, en colores tierra, su estampado geométrico va muy bien como punto de contraste en un ambiente moderno claro y diáfano

Tela tribal africana, en colores tierra, su estampado geométrico va muy bien como punto de contraste en un ambiente moderno claro y diáfano.

Colección de tejidos BOLOGAN africanos hechos de algodón, su nombre significa "hecho con barro" y se debe a que para estamparlo se utiliza el barro del rio Niger. fotografía etsy.me 451f156dc05d5bc36cdddea5464ca952

Colección de tejidos BOLOGAN africanos hechos de algodón, su nombre significa “hecho con barro” y se debe a que para estamparlo se utiliza el barro del río Níger. Fotografía NomadCloth (en etsy.me).

Actualmente, se usan mucho las telas naturales de lino y algodón, que presentan una infinita variedad de diseños y colores, al tiempo que tienen tratamientos que repelen las manchas (lo que las hace muy adecuadas para dormitorios infantiles y salones).

Las sedas  siguen siendo las reinas del glamour, son lujosas y sofisticadas… Cuando están bordadas atraen todas las miradas, dado que son más delicadas, se usan principalmente en cortinas o cojines, aunque también podemos verlas tapizando muebles en el salón o en el comedor.

En tapicería tenemos también la opción de terciopelos, chenillas, cretonas… Todas son telas gruesas que aguantan el roce, aunque tal y como expliqué anteriormente, los tratamientos actuales hacen que casi todas las telas del hogar tengan mucha resistencia y sean lavables.

©Gancedo. Colección Capuchins, Voyage of Discovery

©Gancedo. Colección Capuchins, Voyage of Discovery

©Gancedo. Cojines Colección Ethnic.

©Gancedo. Cojines Colección Ethnic.

 

©Gancedo. Tejido Catifa.

©Gancedo. Tejido Catifa. Su estampado recuerda las paredes de los palacios hindúes y las pinturas mogoles, con el toque fresco del fondo turquesa.

Los dormitorios son otras de las habitaciones de la casa que más se benefician con el uso… y abuso… de las telas. La cama es una fuente inagotable: sábanas, edredones, colchas, cojines, mantas, cabeceros, cortinas, banquetas, silloncitos.. Todo un catálogo ¿verdad? Pues hay que tener mucho cuidado para no transformarlo en un bazar con mil colores y patrones pugnando por ser protagonistas, y nosotros agotados con solo entrar.

Al ser el espacio más íntimo de nuestro hogar, debemos de decorarlo para que nos inspire, nos dé paz y a la vez nos refleje y ponga una chispa en nuestra vida. Personalmente adoro los  blancos y crema en camas y cortinas, ¡qué queréis que os diga! Soy de sábanas blancas y si son antiguas, bordadas por mi abuela y con puntillas de crochet, seguro que están en mi cama. Pero mi cabecero es un moderno cuadrado tapizado de  color chocolate y sobre el edredón blanco casi siempre coloco una colcha de color, unas veces roja de cashmir comprada en Siria, otras una de estampado paisley de tonos castaños o una de color gris con relieves y textura. Las intercambio en función de mi estado de ánimo y siempre tengo un dormitorio nuevo.

Las sábanas de mi abuela Juana García, el encaje de crochet quizá tenga 50 años, destaca sobre una colcha de casimir comprada en Siria. Puro arte

Las sábanas de mi abuela Juana García. El encaje de crochet quizá tenga 50 años, destaca sobre una colcha de casimir comprada en Siria. Puro arte.

Los dormitorios infantiles ganan puntos cuando elegimos las telas adecuadas, no sólo por su resistencia y su fácil lavado. Es importante contar con la personalidad del pequeño o la pequeña (cada día son más jóvenes cuando empiezan a demostrar sus gustos). Por mucho que soñábamos con un color determinado y unos muebles ‘así o asá’, nos enfrentamos al rotundo “no” de esa personita. Le gusta otro color o quiere dinosaurios en lugar de veleros… Deja que tus hijos tomen parte de las decisiones. Al fin y al cabo, es su mundo… Si le das el gusto con las telas de las cortinas y la cama o con los cojines, siempre será más sencillo cambiar el ambiente para cuando su incipiente gusto evolucione.

©Gancedo. El estampado Ballet Shoes transforma el dormitorio en un cuento de hadas.

©Gancedo. El estampado Ballet Shoes transforma el dormitorio en un cuento de hadas.

©Gancedo. Going Batty.

©Gancedo. Going Batty.

©Gancedo. Colección Mischievous Mice.

©Gancedo. Colección Mischievous Mice.

Más allá de los manteles, los comedores agradecen unas buenas sillas, con unos asientos mullidos que inviten a una larga sobremesa los domingos y con unos tejidos en su tapicería que marquen su personalidad cuando está vacío. Porque es fácil que se vea hermoso con la mesa puesta, pero cuando lo desnudamos es cuando necesita tener personalidad y estilo. Y es esto lo que, precisamente, conseguimos con las telas.

©Gancedo. Colección Pretty Ponies.

©Gancedo. Colección Pretty Ponies.

Tener una casa hermosa es cuestión de buen gusto, pero el buen gusto es algo relativo, muy personal. El sentido común nos puede guiar a la hora de elegir un color, una tela o un mueble, pero sólo nuestra personalidad nos dirá si estamos cómodos con la elección, si ese color es el que nos agrada, si ese sofá es cómodo y podemos relajarnos en él, si nuestra habitación es nuestro refugio. Vamos a atrevernos a experimentar, sin miedo al color, a una distribución poco convencional, a usar las cosas para otro propósito diferente al que fueron pensadas.

Seamos los dueños de nuestra casa y llenémosla con telas.

Quiero dar las gracias a Beatriz Gancedo por cederme las fotografías de las hermosas telas y ambientes de la firma que usé en esta entrada.

©DIY-IdeasHomeDecor-WooHome  En una coqueta conina un rincón de descanso bajo la ventana, los cojines de flores alegran  la tela de cuadros del estor y el asiento.

©DIY-IdeasHomeDecor-WooHome
En una coqueta conina un rincón de descanso bajo la ventana, los cojines de flores alegran la tela de cuadros del estor y el asiento.

©cottagesandgardens.com El tapizado de las sillas, combinando un color liso con un respaldo de cebra, es el punto focal en este moderno comedor, elegante y efectista.

©cottagesandgardens.com
El tapizado de las sillas, combinando un color liso con un respaldo de cebra, es el punto focal en este moderno comedor, elegante y efectista.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*