Pequeños objetos que son puro arte

Las joyas de una casa (ya sé que pensáis en los diamantes), pero yo hablo de esas joyas que que son pequeños objetos o grandes muebles salidos de la mente de los diseñadores industriales y se han vuelto iconos de diseño.

©Pixabay

©Pixabay

Los aficionados a la decoración vemos constantemente algunos de ellos retratados como parte de innumerables ambientes.

Hoy me voy a centrar en el trabajo de tres de mis creadores favoritos. Sus piezas son siempre útiles, bellas, fáciles de usar y las encontramos en todas las habitaciones de nuestras casas.

¿Quién no ha oído hablar de Karim Rashid, el ‘énfant’ terrible nacido en El Cairo? Ciudadano del mundo, su trabajo abarca hasta áreas del diseño industrial y es, además de decorador,  autor de libros e ‘influencer’.

Sus líneas son puras, aerodinámicas, ergonómicas y absolutamente deseables. Seguro que su juego de salero y pimentero están entre las compras ideales para nuestra mesa, y la tabla de quesos que viene con su propio cuchillo acompañada de la bandeja con salsera de la serie Sixtyfive nos harán quedar como la anfitriona perfecta con las cálidas vetas de la madera y sus curvas sinuosas.

Pero sus muebles no se quedan atrás, se ven cómodos porque lo son, detrás de su diseño hay horas de estudios ergonómicos y tienen el toque lúdico que convierte una casa en un hogar. Pero ahí no termina su genio: libros, lámparas, vajillas, todo… absolutamente todo es susceptible de ser reinterpretado por su imaginación.

Otro de mis diseñadores favoritos es Philippe Stark, arquitecto francés,  creador de iconos del diseño elevados a la categoría de objetos de culto.  Empezando con el exprimidor (palabra prosaica que solo obedece a su función),  Juicy Salif una elegante araña de tres patas hecha de aluminio. No hay cocina elegante que se le resista: allí la ves , sobre el mostrador, expuesta como la obra de arte que es y en la buena compañía del colador Max le chinois, ambos creados para Alessi.  La silla Louis Ghost, nos recuerda a esas sillas clásicas, pero su transparencia la aligera y  la hace, a la vez, más presente. Imposible obviarla, es el centro de atención donde la coloques. Su imaginación prodigiosa nos llena la casa de sonrisas porque nunca el diseño industrial ha sido más alegre que con él.

Ahora quiero hablarles de Patricia Urquiola, española afincada en Italia, arquitecta y diseñadora. De su imaginación han salido muebles increíbles, alfombras con personalidad, vajillas, grifos, bañeras, cerámica… los sofás que crea son mis favoritos, todos ellos, pero si tuviera que escoger uno, me quedaría con Floe Insel. La descripción que la página de Urquiola hace de él es perfecta, parece que fueran bloques de hielo flotando a la deriva, extrañamente cálidos, que te invitan a pasar las horas leyendo tumbada en él. Sus propuestas para Kettal son las que transforman el borde de las mejores piscinas en salones elegantes y cómodos.

Ésta es una selección muy personal de diseñadores, pero hoy en día son muchos los que están marcando tendencia.

Aquí en España tenemos magníficos profesionales, de los que hablaré en otra ocasión.

Ya lo sabes, una obra de arte puede ser un tenedor. El buen diseño hace años que llegó a los objetos cotidianos y hay un mundo para elegir las joyas de tu hogar.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*