La importancia del sofá en invierno

El frío del invierno se presta para hacer cambios en nuestros hogares que hagan más íntima y acogedora cada estancia de la casa. Como siempre, nuestras propuestas implican el uso de nuestra imaginación y del reciclaje. Vamos a ver con otra mirada lo que tenemos y descubrir su potencial.

Empecemos por actualizar nuestros sofás. Hoy en día están muy de moda los sofás que incluyen chaise long. Aunque a veces resultan un poco aparatosos, puesto que es muy difícil cambiarlos de sitio y condicionan la disposición del resto de los muebles, lo cierto es que son muy cómodos. A los lectores empedernidos nos encanta recostarnos sobre ellos durante horas y horas con un libro entre las manos. Y qué decir de aquellos que sean unos apasionados de la televisión: los programas se ven mejor desde esa perspectiva.

sofa con chaise long integrada, completa el salón con unos puffs y unas mesas, pocos objetos para crear un ambiente personal y práctico

Sofá con chaise long integrada que completa el salón con unos puffs y unas mesas. Con unos pocos objetos se crea un ambiente personal y práctico.

 

Otro salón con un sofá en L, tonos neutros y un ambiente más sofisticado

Otro salón con un sofá en L. Tonos neutros y un ambiente más sofisticado.

Sin embargo, todavía somos muchos los que elegimos un sofá de 2 ó 3 puestos y lo acompañamos con un par de butacas y alguna mesita. Eso nos permite cambiar la distribución  del salón con mayor facilidad, pero tendremos menos espacio para sentar mucha gente. Problema que se puede solventar añadiendo algunas sillas.

Pequeño salón formado por un sofa y una mesita de centro. Personalizado con una composición de cuadros en diferentes formatos y una alfombra a rayas

Pequeño salón formado por un sofá y una mesita de centro. Personalizado con una composición de cuadros en diferentes formatos y una alfombra a rayas.

Y una vez tenemos el sofá, ¿cómo lo hacemos más bonito y acogedor? Fácil. Busca en tu armario esa manta de piel (o sintética) que en un arrebato compraste para tu cama el invierno pasado. Pónsela encima, y si es grande, déjala caer a los costados en voluptuosas cascadas. Si, por el contrario, es pequeña, colócala diagonalmente de forma que cubra la mayor superficie posible del asiento. Coge unos cuantos cojines (o unas fundas para los que ya tienes en terciopelo, piel, brocado o algún material cálido y barroco) que complementen los colores de tu ambiente. Si lo prefieres, también puedes escoger una tonalidad que contraste y rompa con la decoración de la estancia.

Para darle el toque final, revuelve en los baúles donde dejas esos objetos más sofisticados: unas velas, por ejemplo. Agrúpalas y úsalas para alumbrar el espacio.

Los tonos dorado, bronce y cobre en los complementos y las maderas oscuras en los muebles aportan calidez y personalidad. j

Hermoso salón listo para el frío, mantas, cojines y velas le aportan calidez y elegancia

Hermoso salón listo para el frío. Las mantas, cojines y velas le aportan calidez y elegancia.

Una vez más cojines y mantas añaden calor y los metales y las velas el tono sofisticado que todas necesitamos en nuestras vidas invernales

Una vez más los cojines y las mantas añaden calor, mientras que los metales y las velas dan el tono sofisticado que se necesita en nuestras vidas invernales.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*