Dormir… y soñar

Precioso cabecero con aire marroquí, fácil de copiar en nuestra casa con un poco de maña

Precioso cabecero con aire marroquí, fácil de copiar en nuestra casa con un poco de maña

 

Paz y armonía en tonos grises y azules claros

Paz y armonía en tonos grises y azules claros

 

Lo mejor del día está al final, cuando nos metemos en nuestra habitación, nuestro reino y una cama invitadora nos llama con sus sábanas frescas y sus mullidas almohadas. ¿Os suena eso?… bueno vamos a confesarnos… nos llama porque estamos agotadas, todo un día de trajín, mil cosas que dejamos de hacer; los niños por fin acostados… y la habitación hecha un desastre; la cama llena de ropa por doblar; en la mesa de noche el cargador del móvil, un vaso, el jarabe de la tos de Jaimito, la lámpara que compramos al tener nuestra primera casa y ese cobertor, si ese mismo que ya tiene 10 años y sigue allí, omnipresente, recordándonos nuestra época naiff, pero es tan cálido, tan de siempre.

Pues bien vamos a ponernos manos a la obra con algunas ideas. Lo primero es organizarnos, guardar todo… pero todo,  en armarios, cajas bajo la cama, donde tengamos sitio. Una vez que tenemos solo la cama con sus mesitas de noche (mejor si son diferentes) alguna cómoda y una silla si  hay suficiente espacio, empezamos a buscar nuestro mundo. Decidamos nuestro color favorito, ese que nos hace sentir hermosas, que nos inspira, que nos calma o simplemente el que nos gusta para color principal con el que cubrir paredes. Ahora pensemos en otro que lo complemente, teniendo en cuenta el color de tus muebles elige un tono que los acentúe y destaque  o que los neutralice y disimule, úsalo en ropa de cama y cortinas. Por último escoge tu color secreto, ese que te gusta a rabiar pero mantienes oculto y nunca usas, el de tu yo más salvaje o más tierno. puede ser opuesto a todo lo demás porque lo usarás en pequeñas dosis, adornos, cojines. Piensa en que ambiente te quieres despertar en las mañanas: clásico, ecléctico, étnico, etc. y organízalo con los elementos que ya tienes. Tienes todos los elementos, arregla la habitación inspirándote en nuestros ejemplos. Un dormitorio ordenado, con pocos adornos, con espacio para moverse y una cama cómoda siempre es una invitación para soñar y para amar

.Armario decapado y pintado con un estarcido   armario decapado decorado con un estarcido

Las rayas le añaden interés y personalidad

Las rayas le añaden interés y personalidad

azul y rojo  En un mar azul el rojo del coral marca la diferencia

1 comentario sobre: “Dormir… y soñar”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*